miércoles, 4 de febrero de 2015

Microrelatos: Parte 1

Aquí unos cuantos microrelatos que solo escribí y casi ni he corregido. Siéntanse libres de comentar.

Diario de una Víctima (http://www.literautas.com/es/taller/textos-escena-22/2452) surgió de este microrelato.

Víctima
            Solo una patada en la barriga bastó para que el mal humor volviera. Mucho había meditado la idea de matar a ese parásito, fruto que no quería, fruto no planeado. ¿Pero qué culpa tenía él o ella? Ciertamente no había pedido venir al mundo. Su padre estaba pagando en la cárcel por su repudiable acto. Nunca hubo boda o consentimiento. De hecho, nunca se conocieron. Solo hubo fuerza. A solas ella llora mientras se pregunta quién es la víctima.

La Frase Después de la Pregunta
Génesis apenas escuchó una corta frase de dos palabras y la emoción que la embargó fue tan grande que apenas le alcanzó para decir sí a la pregunta que, antes de la breve frase, Rodrigo le había preguntado.

De Memoria
            Todo sucedió tan rápido. Mi amiga Eva me preguntó por los números telefónicos de media docena de amigos y amigas. Simplemente respondí. Todos los que escucharon me miraban asombrados. Se les hacía difícil creer que no había sacado mi “smart phone” para leerle los números.

Loco o Realista
Todos decían que Jim estaba loco, aunque eso no era de extrañar. Todas las mañanas salía alegre de su casa, murmurando y sonriendo. Vestía un jean azul claro, tenis y una camisa de manga larga, hiciera frío o calor. No tenía un celular de pantalla táctil. Tenía uno de los antiguos, que se abría en dos tapas. Tenía una portátil solo para escribir, lo que hacía a diario. Hablaba solo con los que le hablaban, quienes curiosamente eran personas muy parecidas a él.
Pero era lo que decía lo que despertaba la antipatía y el rechazo de todos. Decía que cada día que pasaba, la tecnología era mayor y por eso era que las próximas generaciones tendrían el cerebro más pequeño. Ninguno quería leer. Y todos le criticaban pero sin soltar sus celulares o darle pausa a sus jueguitos.

Aquí les dejo unos más cortos:

Viajes en el Tiempo
            Siempre que Yaritza entraba a la biblioteca todos decían que iba a leer pero la verdad es que Yaritza iba a viajar en el tiempo.

Ocio
Buscaba que hacer pero no encontraba nada. A su alrededor se amontonaban los desperdicios, cubriendo los espacios antaño limpios.

Extraña Desaparición
Un escritor se atascó en un libro que escribía. Diariamente, durante horas, escribía más y más palabras con las cuales no estaba contento y los papeles abollados inundaban el suelo de su pequeño estudio. Sorpresivamente, un día dejaron de verlo y cuando entraron a su casa hallaron en su estudio un libro terminado. Nunca más volvieron a saber de él.


Cambio al Fin
            Después de tanto tiempo dedicado a lo mismo, Juan gritó de alegría cuando lo despidieron pues al fin se dedicaría a algo diferente.

De Terror
            La antigua casa de madera era tan vieja y decrepita que no fue difícil filmar la película en poco tiempo.

Fama
            Cuando no la tenía, vivía para tenerla. Apenas la tuvo se escondía para evitarla porque ya es imposible dejarla.

El Poeta
Una vez existió un poeta que nunca escribió un poema pues no podía plasmar correctamente sus sentimientos en el papel.


2 comentarios:

  1. Te saluda Ángel Gabriel, este es mi seudónimo en literautas vi tu link y decidí leer tus escritos los cuales los encuentro muy interesantes.
    Yo estoy en el proceso de iniciar mi blog, kastisantos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Gracias por comentar, Angel. Apenas tenga oportunidad paso por tu blog.
    Saludos.

    ResponderEliminar